CUENTA ATRÁS EN EL CASO DEL ‘FALSO CULPABLE’ DAVID VILLAFAÑE

MUERTE SÚBITA POR MIOCARDITIS

En pocas semanas el Tribunal Supremo decidirá en relación a la ‘necesidad de completar el diagnóstico’ del estudio del corazón de Marta Couceiro

 

 

El Tribunal Supremo continúa analizando el recurso de revisión del periodista David Villafañe, en relación a la necesidad existente y fundamental de completar el diagnóstico  del estudio del corazón que en el pasado resultó realizado de manera incompleta por el propio Instituto Nacional de Toxicología de Madrid.

El recurso de revisión de Villafañe evidencia la necesidad jurídica y científica de estudiar en la actualidad todas las muestras del corazón de Marta Couceiro que se encuentran custodiadas indefinidamente en el Instituto Nacional de Toxicología, señala dicho documento jurídico que:

RECURSO de REVISIÓN de DAVID VILLAFAÑE:
-DE LA NECESIDAD DE PRACTICAR UNA PERICIAL COMPLEMENTARIA (del corazón de Marta Couceiro)

Si bien las conclusiones que alcanza el informe del Dr. Frontela son contundentes respecto a la certeza de que la causa de la muerte fue una miocarditis que provocó la muerte súbita de Marta Couceiro, el doctor sostiene que aún en el día de hoy, a pesar del paso de los años, sería técnicamente posible, acreditar, más allá de cualquier duda, que la muerte se produjo por causas naturales. En los propios informes del Dr. Frontela, de fecha 5 y 18 de agosto de 2014 y 12 de diciembre de 2015, se sugiere la práctica de una nueva pericial confirmatoria de las conclusiones alcanzadas en su informe. La razón de esta nueva pericia se encuentra en que, en una persona viva, la única prueba fiable para confirmar la existencia de miocarditis es la biopsia endomiocárdica, muy pequeño fragmento que se toma del corazón, por la lógica razón de que no se pueden cortar más trozos de esta víscera porque correría riesgo la vida de la persona. El problema es que, si hay inflamación en un muy pequeño y aislado foco, no justifica la muerte por miocarditis. Es necesario comprobar que la inflamación es algo más extensa y esto solo se logra inspeccionando más rodajas o muestras del corazón, lo cual solo se puede realizar en el cadáver. Por ello, para demostrar con absoluta certeza la miocarditis como causa de muerte, deben de ser analizadas la totalidad de las secciones del corazón que obren en el Instituto Nacional de Toxicología, para determinar en cuáles existía el infiltrado linfocitario y su extensión. De ese modo se concluiría de forma definitiva y objetiva si la causa de la muerte súbita fue la miocarditis. Para ello sugiere y esta parte ahora propone que por el propio Dr. Luis Frontela Carreras, junto con el catedrático de Anatomía Patológica Dr. Ricardo González Cámpora y la doctora de Anatomía Patológica del Instituto Nacional de Toxicología, Dra. Beatriz Aguilera Tapia, se proceda al análisis y estudio de cuantas muestras del corazón de Dña. Marta Couceiro se conserven en el Instituto Nacional de Toxicología, emitiendo informe sobre los siguientes extremos: a.- Si Doña Marta Couceiro Gómez padecía, en el momento de su muerte, de una miocarditis. b.- Si el fallecimiento de la misma se produjo por “muerte súbita” derivada de la referida miocarditis. La prueba que se sugiere busca que por el propio Instituto Nacional de toxicología se vuelva a analizar y revisar sus informes precedentes obrante en autos y, junto con otros dos especialistas, revisen la totalidad de muestras del corazón para confirmar, de una manera definitiva e independiente, la causa de la muerte de Dña. Marta Couceiro.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

A.- DE FORMA

PRIMERO.- LEGITIMACIÓN

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 955 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, se encuentra legitimado mi patrocinado en tanto que fue penado en la sentencia cuya revisión se solicita.

SEGUNDO.- COMPETENCIA

Conforme a lo dispuesto en el artículo 957 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal corresponde a la Sala Segunda del Tribunal Supremo autorizar o denegar la interposición del recurso.

B.- DE FONDO

TERCERO.- SOBRE LA POSIBILIDAD DE REVISIÓN DE LAS SENTENCIAS FIRMES

Conforme a lo dispuesto en el artículo 954. 4º, de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, podrá solicitarse la revisión de una sentencia firme “cuando después de la sentencia sobrevenga el conocimiento de nuevos hechos o de nuevos elementos de prueba, de tal naturaleza que evidencien la inocencia del condenado”. El informe pericial del Dr. Frontela de fecha 16 de diciembre de 2013 y las ampliaciones posteriores constituye un nuevo elemento de prueba que pone de manifiesto que la causa de la muerte de Doña. Marta Couceiro fue una miocarditis que provocó su muerte súbita, siendo, en consecuencia, natural. Este informe no es un nuevo informe en el que se hace un juicio crítico sobre los demás informes obrantes en la causa, como si fuera una nueva autopsia, sino que concluye la causa de la muerte a partir de datos obrantes en la propia causa y que no fueron resaltados por el Instituto Nacional de Toxicología, ni detectados por los especialistas que emitieron sus informes en el procedimiento. En efecto, la infiltración linfocitaria en el ventrículo izquierdo fue detectada, identificada en el Informe nº H-Q-4935/95 del Instituto Nacional de Toxicología de fecha 28 de noviembre de 1995 (folios 479 a 481 de la causa), si bien no fue objeto de comentario alguno, ni fue reflejada en el diagnóstico obrante al final del informe. Esta omisión provocó que ninguno de los médicos que emitieron informes periciales y depusieron en el acto de la vista fuera consciente de la existencia de dicha información, no reflejándola en sus informes. El dato, de excepcional importancia, pasó desapercibido para los especialistas y, consecuencia de ello, es que quedó fuera del proceso, ya que, si los especialistas no iluminaban al tribunal sobre dicho extremo, no era posible que el tribunal se percatara por si de su existencia. Es por ello que, el informe del Dr. Frontela se convierte en una nueva prueba que, de haber sido conocida, en el acto de la vista hubiera dado lugar a una sentencia de signo distinto. Así en el Auto de 19 de septiembre de 2017, de la Sala de lo Penal de ese Alto Tribunal, se recoge, en su cuarto fundamento de derecho: “El recurso de revisión es un recurso excepcional (v. SS. de 25 de junio de 1984, 18 de octubre de 1985 y de 30 de mayo de 1987, entre otras muchas posteriores), al tener por objeto la revocación de sentencias firmes y atentar por ello al principio de cosa juzgada, e implica la inculpabilidad de aquellas personas que han sido condenadas con notoria equivocación (v. SS. de 30 de noviembre de 1981 y de 11 de junio de 1987 , entre otras). Supone, en definitiva, una derogación para el caso concreto del principio preclusivo de la cosa juzgada y persigue fundamentalmente mantener, en la medida de lo posible, el necesario equilibrio entre las exigencias de la justicia y las de la seguridad jurídica (v. STC de 18 de diciembre de 1984). Por todo ello, solamente cabe acudir a este remedio procesal en los supuestos expresamente previstos en el art. 954 de la LECrim , en el cuarto de los cuales se admite este recurso «cuando después de la Sentencia sobrevenga el conocimiento de nuevos hechos o de nuevos elementos de prueba, de tal naturaleza que evidencien la inocencia del condenado»”.

CUARTO.- SOBRE LA PRÁCTICA DE DILIGENCIAS

El artículo 957 de la Ley de Enjuiciamiento criminal posibilita que la Sala, antes de autorizar o denegar la interposición del recurso, “podrá ordenar, si lo entiende oportuno y dadas la dudas razonables que suscite el caso, la práctica de las diligencias que estime pertinentes, a cuyo efecto podrá solicitar la cooperación judicial necesaria”. En el Auto de 19 de septiembre de 2017, de la Sala de lo Penal de ese Alto Tribunal, citado en el apartado precedente, se recoge, en su quinto fundamento de derecho: “En el caso analizado, parte de las pruebas que son propuestas por el recurrente, ya han sido valoradas por el Tribunal sentenciador. Sin embargo, ahora no es el momento de efectuar la decisión de este recurso, sino de dar una oportunidad al recurrente de que pueda acreditar, bien su inocencia, bien esa duda razonable que expresa ahora el precepto transcrito en nuestro anterior fundamento jurídico. Pero siempre, claro es, bajo la exigencia de la «novedad» de la prueba propuesta, pues en caso contrario, estaríamos volviendo a juzgar, lo ya juzgado, y con las mismas piezas probatorias, lo que no es posible, y en ello reside la diferencia de este recurso de revisión con una alzada ordinaria. Pero siempre con la óptica puesta en lo primordial que significa alcanzar la justicia material, esto es, llegar a conseguir una prueba completa de lo que verdaderamente ocurrió, en clave -porque esta es otra exigencia legal- de acreditar la inocencia del condenado, nunca lo contrario (por razones de política criminal). Es decir, se ha de ser especialmente sensible ante la posibilidad de dar una oportunidad a quien se encuentra injustamente privado de su libertad”.

Por cuanto se ha expuesto,

SUPLICO A LA EXCELENTÍSIMA SALA que por presentado este escrito con la documentación que lo acompaña, tenga por efectuadas las manifestaciones que en el mismo se contienen, se acuerde autorizar a esta parte, previa las práctica de diligencias que se estimen oportunas, a interponer Recurso de Revisión frente a la Sentencia de fecha 21 de julio de 1998, dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Bizkaia (Rollo penal nº 197/1997), confirmada por la Sentencia de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo, de fecha 9 de julio de 1999 (Recurso de Casación nº 1707/1998 P), por ser de justicia que se pide en Madrid a 13 de noviembre de 2018.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar