EL INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGÍA NO UTILIZÓ TÉCNICAS INMUNOHISTOQUÍMICAS PARA INVESTIGAR LA PRESENCIA DE MIOCARDITIS EN EL CORAZÓN DE MARTA COUCEIRO

AVANCE DE LA CIENCIA EN DIAGNÓSTICO DE MIOCARDITIS

En el año 1995 el Instituto Nacional de Toxicología no utilizaba las técnicas modernas solicitadas hoy por David Villafañe para aclarar la muerte de Marta Couceiro

David Villafañe

Nuevas técnicas inmunohistoquímicas permitirán confirmar la muerte súbita por miocarditis y completar el diagnóstico del corazón de Marta Couceiro. ER

 

El diagnóstico de la miocarditis se realizaba normalmente mediante estudios histopatológicos por los criterios de Dallas, desde hace muchos años antes, y años después, se siguieron utilizando criterios histopatológicos con estas tinciones para el diagnóstico de la miocarditis, en el Instituto Nacional de Toxicología de Madrid en el año 1995 momento en que estudiaron el corazón de Marta Couceiro, aun no utilizaban las técnicas modernas, métodos inmunohistoquímicos que permiten identificar y cuantificar adecuadamente los subtipos de células inflamatorias para mejorar el diagnóstico morfológico de la miocarditis.

El forense y catedrático de medicina legal Dr.D. Luis Frontela Carreras insiste que, aun habiendo transcurrido numerosos años del fallecimiento de Marta Couceiro Gómez, es posible determinar la verdadera causa de la muerte, estudiando las preparaciones del corazón obrantes en el Instituto Nacional de Toxicología, utilizando, además de las técnicas histopatológicas con tinciones de hematoxilina-eosina, otras técnicas inmunohistoquímicas nuevas.

Para que el diagnóstico histopatológico de la miocarditis se ajuste a los criterios de precisión para concluir la causa de la muerte se revisan retrospectivamente los siguientes datos: protocolos completos de autopsia.

Se analizan muestras histológicas, preparaciones fijadas en formol e incrustadas en parafina y secciones teñidas con hematoxilina y eosina y preparaciones inmunohistoquímicos.

El informe emitido en 1995 por el Instituto Nacional de Toxicología adolece de los más importante, el diagnóstico de la patología cardíaca que padecía Marta al momento de su muerte. El avance en la ciencia con las nuevas técnicas solicitadas por la defensa de David Villafañe, permitirán completar el diagnóstico y concretarán la causa de la muerte súbita de la joven, técnicas no utilizadas por el Instituto Nacional de Toxicología en su día.

Concluye el Dr. Luis Frontela, que “debería solicitarse al Instituto Nacional de Toxicología que complete el diagnóstico, pronunciándose sobre el significado de los hallazgos en el corazón”. “Es conveniente preguntar a dicho Instituto Nacional de Toxicología cuántos bloques se obtuvieron del corazón, si se estudiaron todos y con qué resultado”.

El hallazgo de un “foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial” que, desde la perspectiva de la ciencia médica actual, constituye un signo claro de la existencia de una enfermedad cardiaca denominada “miocarditis”, la cual fue la causa de la muerte súbita de Doña Marta Couceiro, no debe ser tildada de reiteración.

No fue tenido en cuenta por los peritos intervinientes en su día en el proceso judicial y, como consecuencia, fue un aspecto no sometido al debate y, por tanto, sustraído a la posibilidad de ponderación de las partes y, sobre todo, a la del tribunal sentenciador.

No debe minusvalorarse con el argumento de que existen otros datos distintos, aparte de los dictámenes periciales, pues es evidente que todos esos datos circunstanciales decaerían absolutamente con la demostración científica de que la causa de la muerte de doña Marta Couceiro fue como consecuencia de una patología cardiaca y no una muerte por asfixia.

Porque lo que se pretende demostrar no es más ni menos que eso, que el fallecimiento de doña Marta fue el resultado de la patología cardiaca denominada “miocarditis” y que en modo alguno lo fue por asfixia mecánica. Ante esa demostración, ¿qué otros datos contextuales podrán oponerse a declarar la inocencia de mi representado? La respuesta es clara: absolutamente ninguno.

La publicación del artículo ¿Cuándo es cierto que la miocarditis es causa de muerte? en la revista número 285 del año 2018, página 72 a 76 de Forensic Science International, supuso una nueva etapa en la investigación de la miocarditis porque antes de esa fecha prácticamente no era utilizada con fines médicolegales.

Es fácil comprobarlo solicitando al Instituto Nacional de Toxicología que indiquen desde qué fecha han utilizado técnicas inmunohistoquímicas, tales como las determinaciones de CD45, CD3 y CD68, técnicas que no se utilizaron en el estudio del corazón de Marta Couceiro Gómez.

Aun habiendo transcurrido numerosos años del fallecimiento de Marta Couceiro Gómez es posible determinar la verdadera causa de su muerte, estudiando las preparaciones del corazón obrantes en el Instituto Nacional de Toxicología, utilizando, además de las técnicas hispatológicas con tinciones de hematoxilina-eosina, otras técnicas inmunohistoquímicas nuevas.

Nos encontramos con que, en un hecho grave, la condena a una persona por asesinato y estafa agravada, el avance de la técnica médica puede llevar a la convicción de que la persona fallecida lo fue por causa natural, al padecer una enfermedad cardiaca, y no por la acción de la persona que resultó condenada.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar