FILTRAN CORREO DE VILLAFAÑE AL PROFESOR FRONTELA EN LAS REDES SOCIALES INDIGNADO CON LA JUSTICIA ESPAÑOLA

HACKER INFORMÁTICO

Un hacker publica en las redes sociales una carta de David Villafañe dirigida al Doctor Luis Frontela en la cual muestra su absoluta desconfianza del sistema judicial español

luis frontela y david villafañe

El doctor Luis Frontela Carreras (izquierda) y el periodista David Villafañe García (derecha). ER

 

En la tarde de ayer al parecer un hacker filtró una correo electrónico de David Villafañe que estaba dirigido al profesor Luis Frontela Carreras, y que el propio hacker habría publicado en las redes sociales.

El propio David Villafañe no ha querido confirmar ni desmentir que el mail referido sea suyo, aunque sí se ha mostrado muy serio al respecto. Al parecer un hacker habría accedido a la cuenta de correo electrónico de David, logrando obtener la referida carta de Villafañe.

Villafañe en su misiva dirigida al doctor Frontela muestra su agradecimiento al profesor por su gran categoría como científico y ser humano, a la vez que manifiesta su gran desconfianza con el sistema judicial español, debido al motivo de encontrarse condenado por el fallecimiento por causas naturales de su mujer Marta Couceiro.

La literalidad del supuesto mail de Villafañe al doctor Frontela  dice:

«Estimado Profesor Don Luis Frontela.
Ya en pocos días acudimos al Tribunal Constitucional. Toda nuestra lucha porque se respete la ciencia y la verdad, se circunscribe ahora al derecho de que la tutela judicial sea efectiva. Derecho fundamental y básico que nos ha sido vulnerado muy descaradamente.
Que en el año 2020 ocurra esto en un país tan avanzado democráticamente como España, y con un estado de derecho supuestamente de los mas avanzados, resulta sangrante y verdaderamente vergonzoso.
Que estemos pagando los sueldos tan importantes que pagamos a los magistrados del Supremo y que pisoteen nuestros derechos de una manera tan burdamente escandalosa, obedece exclusivamente al desinterés más absoluto de ser leal a las funciones para las que fueron encomendados como jueces de tan alto tribunal como el Supremo de España.
Resulta bochornoso el desprecio que los magistrados hacen de la ciencia forense, y la inhumanidad que profesan para esquivar la realidad de la ciencia.
No quiero profundizar en el desaliento que me está produciendo todo el daño que estoy sufriendo, pero he dejado de creer absolutamente en los tribunales españoles, y en la tan pretendida publicidad de independencia que nos pretenden vender.
El error judicial se germinó en la propia administración de justicia española, es la propia justicia quien cometió el error judicial, es un constante atropello de todas las instancias judiciales españolas para evitar reconocer tan flagrante y evidente error judicial, y no olvidemos que las instituciones las hacen las personas, y se han perdido muchos valores por quienes ocupan altos cargos que no están precisamente a la altura de tan exigentes profesiones que deberían respetar muchísimo más. No pagamos nuestros impuestos para que pisoteen nuestros derechos más fundamentales. No hay derecho, nadie tiene derecho a hacernos ésto.
Me han destrozado la vida, me han encerrado 20 años en la cárcel, y no quieren respetar que mi novia Marta Couceiro murió por causas naturales. ¿Pueden ser más inhumanos? ¿En qué sociedad vivimos? ¿Dónde está el avance del estado democrático y de derecho del cuál tantos jueces y políticos presumen en España? ¿En qué país vivimos?
Es inadmisible lo que están haciendo conmigo, no tienen perdón de Dios. Si todos tomasen ejemplo de Usted y fueran tan serios y respetuosos con la ciencia, España no cometería las burradas que han cometido conmigo y con otros falsos culpables también.
La actitud de la ministra de justicia es igualmente vergonzosa, teniendo pleno conocimiento de mi caso, que es público y notorio, y teniendo control absoluto del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid, sabiendo que en su día omitieron el diagnóstico del estudio del corazón de Marta, y que existen técnicas modernas no utilizadas en el estudio que se realizó en 1995, ¿Por qué evita sus obligaciones como ministra? ¿A qué espera para ordenar que el instituto acabe de cumplir con su obligación de satisfacer la orden judicial que recibieron en su día? ¿A qué demonios esperan para acabar de completar el diagnóstico al requerimiento judicial que en 1995 les obligaba a responder científicamente? ¿ Por qué esta dormida la ministra de justicia y el propio instituto nacional de toxicología? ¿Están esperando a que el tribunal de Estrasburgo les tire de las orejas, y les condene por vulnerar mis derechos humanos fundamentales? ¿Qué derecho se creen que tienen en España a no corregir sus errores?
Nadie tiene derecho a hacerme lo que me están haciendo, absolutamente nadie. Me produce vergüenza ajena la sociedad en la que vivimos en España, deberíamos tomar ejemplo de Europa. Estamos a años luz de Europa, por mucho que quieran vendernos que España ha avanzado.
Realmente no encuentro palabras para describir la INJUSTICIA que estamos sufriendo, ya no confío en la justicia española.
Siempre agradecerle a Usted Profesor Frontela, por su lealtad a su profesión y a sus principios y valores como persona y ser humano.
Atentamente, David Villafañe».

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar