EL INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGÍA ‘OMITIÓ LA CAUSA DE MUERTE’ DE MARTA COUCEIRO

CONDENADO POR MUERTE NATURAL

El informe histopatológico sobre el estudio del corazón de Marta Couceiro ‘omitió explicación alguna’ del hallazgo de la patología cardíaca 

 

Luis Frontela Carreras

El catedrático de medicina legal Luis Frontela indignadísimo porque nadie supo ver la causa de la muerte. ER

 

El profesor Luis Frontela, reconocido como el mejor forense de España, en una entrevista de televisión muestra su enorme indignación porque nadie supo ver la causa de la muerte en el corazón de Marta Couceiro.

En la página 578 del libro ‘Lo que Cuentan los Muertos. Luces y Sombras de la Medicina Legal’ escrito por el propio profesor Frontela, denuncia que “aún puede confirmarse que la real causa del fallecimiento de Marta Couceiro fue súbita natural por miocarditis, ya que su corazón fue remitido al Instituto Nacional de Toxicología y aunque se haya destruido la víscera cardíaca, se conservan indefinidamente las secciones obtenidas de ella, por lo que una buena manera de resolver cualquier duda sería estudiarlas junto a un segundo perito, especialista en anatomía patológica”, este segundo perito, especialista imparcial, ya designado a través del recurso de revisión interpuesto ante la Sala 2ª de lo Penal del Tribunal Supremo, será el catedrático en anatomía patológica Dr. D. Ricardo González Cámpora.

Además del Dr. D. Ricardo González Cámpora, el Dr. D. Luis Frontela Carreras perito del acusado y la Dra. Dª. Beatriz Aguilera Tapia patóloga del Instituto Nacional de Toxicología, deberán realizar de nuevo una segunda biopsia al corazón de Marta Couceiro, cuando el Supremo lo ordene.

La prueba pericial del Dr. Frontela aportada el pasado 14 de noviembre al Tribunal Supremo “ha sido realizada disponiendo de la misma información y conocimiento del cadáver que hubiera tenido de haber realizado la autopsia”, señalando que el único hallazgo que hubiera precisado de filmación es el referente a la “movilidad de los dientes”, no obstante no hacían falta tener imágenes para comprender lo que querían decir los médicos forenses en su expresión “movilidad anormal de los dos incisivos medios superiores”, señala Frontela.

En el informe histopatológico del Instituto Nacional de Toxicología de Madrid hay una ‘importante omisión’

El informe H-Q4935/95 emitido por el Instituto Nacional de Toxicología el 28 de noviembre de 1995, incurrió en una importante y gravísima omisión, de la cual no se percataron los médicos forenses al emitir su declaración de autopsia y exposición en el juicio oral.

La gravísima omisión consiste en que en el diagnóstico que consta en la hoja III del mencionado informe H-Q4935/95, se mencionan los hallazgos en el pulmón, en el hígado y cambios por autólisis en todos los órganos, sin embargo, no se menciona lo más importante, la patología que tenía el corazón de Marta Couceiro Gómez. La patología que presentaba el corazón de Marta Couceiro es en parte mencionada al describir el estudio microscópico del corazón en la hoja II, al indicar “en muestra obtenida de cara anterior del V.I.(ventrículo izquierdo), foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial”.

Este hallazgo de “infiltrado linfocitario intersticial” es la clave del fallecimiento de Marta Couceiro, porque significa que padecía una miocarditis, la cual fue la causa de su muerte súbita. Es por ello, que el Tribunal Supremo a solicitud de David Villafañe a través del recurso de revisión interpuesto el pasado 14 de noviembre, deberá pedir al Instituto Nacional de Toxicología que complete el diagnóstico, pronunciándose sobre el significado de los hallazgos en el corazón.

Además, señala el Dr. Luis Frontela al respecto que “todos los años hay nuevas aportaciones científicas, con carácter mundial, acerca de las muertes súbitas producidas por la miocarditis”.

¿El corazón de Marta Couceiro Gómez padecía ‘miocarditis’? Sí

Sí, Marta Couceiro Gómez padecía miocarditis, es muy claro el Instituto Nacional de Toxicología, quien después de examinar microscópicamente el corazón de Marta, informa del hallazgo de un foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial, esto es la miocarditis.

El infiltrado linfocitario intersticial es la existencia de linfocitos entre las fibras musculares del corazón. El asignarlo como “infiltrado” significa que estas células, los linfocitos, no están normalmente entre esas fibras musculares del corazón, que es una patología. Los linfocitos se encuentran en la sangre en circulación, en el bazo, timo y en los ganglios linfáticos y en el tejido conjuntivo laxo, pero no entre las fibras musculares del corazón.

Cuando se hallan en el corazón constituyen como la huella dactilar que señala la inflamación del músculo cardíaco, la miocarditis. La miocarditis está producida por cualquier proceso inflamatorio, debido a un agente infeccioso, tales como virus, bacterias, espiroquetas, rickettsias, hongos o protozoos.

El diagnóstico de la miocarditis es uno de los más difíciles de la cardiología. La única prueba fiable para confirmar la existencia de miocarditis es la biopsia endomiocárdica, esto es lo que se hizo después de morir Marta al realizar su autopsia, siendo estudiado el corazón por el Instituto Nacional de Toxicología, quien confirmó la existencia de miocarditis. 

La prueba pericial del profesor Luis Frontela acredita las siguientes ‘conclusiones médico-legales’

Primera.- El informe pericial realizado por el médico forense de autopsia del cadáver de Marta Couceiro Gómez, de fecha 25 de octubre de 1995, es coherente y acertado al estimar que la muerte de Marta Couceiro Gómez fue natural.

Segunda.- El Instituto Nacional de Toxicología en su informe H-Q4935/95, halló cual fue la verdadera causa de la muerte de Marta Couceiro Gómez, a través del infiltrado linfocitario intersticial en el corazón, señalaba la existencia de la miocarditis, que produjo la muerte súbita de la víctima.

Tercera.- El informe de autopsia número 794/95, fecha 29 de noviembre de 1995, contiene tantos errores, por afirmaciones que son contrarias al estado de la ciencia medicolegal, que invalidan sean ciertas las conclusiones a que llegaron los médicos forenses. Por lo tanto, no es cierto que Marta Couceiro Gómez hubieses fallecido por sofocación homicida. En nuestra valoración medicolegal indicamos las razones del porqué fueron errores, los que mencionamos a continuación en síntesis.

a.) Fue un error de los médicos forenses afirmar que la víctima tenía cianosis facial, el color de media cara era debido a livideces cadavéricas.

b.) Fue un gran error de los médicos forenses relacionar con una asfixia mecánica, o sofocación, las petequias que presentaba Marta Couceiro Gómez porque las petequias que había en su cara se habían formado postmortem.

c.) En las fotografías del cadáver de Marta Couceiro Gómez no observamos formación de hongo de espuma, solo salida moco.

d.) No demostraron, ni es cierto que la putrefacción más avanzada hubiese sucedido en la zona de la nariz y en la boca, ni esta putrefacción tiene relación con la existencia de lesiones.

e.) La región facial no era la que presentaba una descomposición más avanzada que el resto del cuerpo, la mayor destruida era una zona de la parte lateral izquierda del cuello.

f.) Fue un error interpretar como áreas de lesiones la aparición de una marca o zonas más oscuras en la zona interna del labio superior, localizada justo delante de ambos incisivos medios superiores, porque la disposición escalonada y la forma que tienen es incompatible con lo que sucede en la sofocación. Por añadidura, cuando se sofoca a una persona, las lesiones no solo se observan en el labio superior sino en los dos, superior e inferior.

g.) Fue un gran error de los médicos forenses indicar que la movilidad anormal de los dos incisivos medios superiores, en la autopsia realizada cuando el cadáver de Marta Couceiro Gómez se hallaba en estado de avanzada putrefacción se deba a sofocación homicida. Esa movilidad de los dientes era debida a la putrefacción por destrucción putrefactiva del ligamento periodontal que une los dientes al hueso.

h.) La presión de la boca contra una almohada, o de una almohada contra la boca, no es traumatismo de suficiente entidad como para producir, de por sí, la movilidad de los dientes.

Un traumatismo de entidad adecuada para que se muevan los dientes, debería ser de suficiente intensidad como para producir al menos, la subluxación, en este caso habría hemorragia en la encía y en la boca, que no presentó Marta.

El movimiento de los dientes que presentaba Marta, cuando se exhumó su cadáver, no tienen nada que ver con una sofocación ni con una asfixia mecánica.

i.) Fue un gran error indicar que la coloración sonrosada de los dientes hubiese sugerido una maniobra de presión en la zona bucal. El color sonrosado o rosado de los dientes en un cadáver en putrefacción no tiene absolutamente nada que ver con una asfixia por sofocación, es debido a una transformación postmortem de la hemoglobina.

j.) Fue errónea la interpretación del diverso enrojecimiento de partes de la musculatura cervical porque ese fenómeno fue ocasionado porque los médicos forenses no señalaban la musculatura cervical del lado izquierdo y del lado derecho, sino del lado izquierdo del cuello, comparándole con la musculatura de parte de la espalda y no habían disecado adecuadamente los tejidos de uno de los lados.

Cuarta.- Marta Couceiro Gómez falleció por muerte súbita debida a miocarditis, cuyo foco, de infiltrado linfocitario intersticial, fue identificado por el Instituto Nacional de Toxicología al realizar el estudio histopatológico del corazón de la fallecida, y acerca del cual podemos profundizar, de sernos enviadas todas las muestras que existan del corazón de Marta Couceiro Gómez.

Quinta.- La única prueba fiable para confirmar la existencia de miocarditis es la biopsia endomiocárdica, y esto es lo que se realizó el Instituto Nacional de Toxicología estudiando el corazón de Marta.

Sexta.- La rapidez de la muerte de Marta y los rasgos de los síntomas y características de la muerte súbita por miocarditis, son concordantes con los hallazgos en la escena donde fue hallado el cadáver.

Séptima.- Estamos muy de acuerdo en todos los extremos del informe que efectuó el Dr. D. Vicente Herrero Hidalgo con fecha 28 de febrero de 2013, quien descarta que Marta Couceiro Gómez falleciese por asfixia mecánica por oclusión de orificios respiratorios (sofocación), confirmando que la causa de la muerte fue secundaria a una miocarditis infecciosa (probablemente vírica), que originó una grave arritmia cardíaca y la muerte súbita, natural”.

El Dr. Frontela evidencia con absoluta claridad la causa de la muerte, muerte súbita por miocarditis, y dicha conclusión la alcanza a partir del informe del Instituto Nacional de Toxicología, en el que se recogen los datos que se obtienen del análisis del corazón de la fallecida y que no fueron visto, pasaron desapercibido y fueron ignorados por cuantos especialista los analizaron.

El profesor Frontela afirma que “es penoso que los médicos forenses, cuando efectuaron la segunda autopsia del cadáver de Marta, se hubiesen fijado en signos sin valor que les condujeron, erróneamente, a establecer la causa de la muerte por asfixia debida a sofocación homicida y no se diesen cuenta que tenían ante ellos la prueba de la verdadera causa del fallecimiento de Marta Couceiro Gómez, muerte súbita por miocarditis.

El Dr. Herrero ya advirtió que “hay restos alimenticios en boca, pero no los hay en vías respiratorias a partir de la faringe, tráquea, bronquios, bronquiolos y alveolos. No pudiéndose entender como en una sofocación con almohada, por oclusión extrínseca de vías respiratorias, en la que encontramos restos alimenticios en boca, no se encuentren en pulmones, por la aspiración que se produce al intentar la víctima respirar”.

El Doctor Frontela tiene la absoluta certeza de que la muerte es natural y que sucedió por miocarditis, “porque concuerda totalmente con los hallazgos en lugar del suceso en el que hay una cadena que demuestra totalmente el estado de enfermedad, que aunque hubiese pasado esa desapercibida, condujo a la muerte”.

El profesor Luis Frontela explica en relación al momento previo a la muerte de Marta Couceiro que “la primera etapa es que acababa de realizar sus necesidades. No es lógico que una mujer no tire de la cadena inmediatamente. El que hubiese dejado en heces en la taza, indica que se encontró tan mal que tuvo que rápidamente ir a acostarse”, señala Frontela.

El Dr. Luis Frontela Carreras continúa explicando que “la segunda etapa sucede en los vómitos que había en el trayecto hasta la cama. Eso no hubiese sucedido en una muerte por asfixia homicida, en la cual los vómitos no estarían en el suelo sino en la propia cama o en el mismo lugar donde hubiese sido asesinada la persona y no como vómitos sino simplemente como regurgitación de alimentos en la boca”.

Y finaliza explicando que “la tercera etapa es cuando al llegar a la cama se desploma en ella y fallece”, como consecuencia de la miocarditis, acreditada en el informe del Instituto Nacional de Toxicología de Madrid, en el estudio microscópico que hicieron del corazón de Marta Couceiro y que solamente se limitó dicho Instituto a recoger el hallazgo en su corazón, literalmente, “foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial”, sin valorar por el Instituto dicho hallazgo cardíaco, sin realizar ningún diagnóstico ni comentario alguno al respecto, pasando totalmente por alto la verdadera causa del fallecimiento de la joven Marta Couceiro, la miocarditis.

(ver prueba pericial del recurso de revisión)

(ver autopsia que desmonta el crimen por el que David Villafañe pasó por error judicial 20 años en prisión, actualmente esta prueba pericial está en el Tribunal Supremo)

(ver Recurso de Revisión de David Villafañe actualmente en el Tribunal Supremo)

(ver ampliaciones del informe pericial del Doctor Frontela que acreditan científicamente la necesidad de un nuevo estudio del corazón de Marta Couceiro, adjuntado al Recurso de Revisión actualmente en el Tribunal Supremo)

LAS CLAVES DE LA REVISIÓN DEL CASO DE DAVID VILLAFAÑE EN EL TRIBUNAL SUPREMO

 

David Villafañe

David Villafañe insiste en “que hay que dejar trabajar a los magistrados del Tribunal Supremo”. ER

 

 

 

 

 

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar