LA NUEVA TESIS QUE EVIDENCIA LA INOCENCIA DE VILLAFAÑE ES ESTUDIADA POR EL SUPREMO

NUEVA TESIS DE LA MUERTE DE MARTA COUCEIRO

Nunca debatieron la ‘Miocarditis’ en el  proceso judicial que condenó a David y por lo tanto es un elemento nuevo de prueba que además evidencia la Inocencia de Villafañe

 

David Villafañe

Todos pasaron por alto la miocarditis antes de sentencia firme. ER

 

Está previsto que el Tribunal Supremo resuelva aproximadamente en noviembre la revisión solicitada por David Villafañe, quien acredita mediante nuevo elemento de prueba después de sentencia firme, la miocarditis, evidenciando la inocencia del condenado.

La miocarditis nunca fue debatida en el proceso judicial, por ello es un nuevo elemento de prueba, y este nuevo elemento de prueba científico evidencia la Inocencia del condenado, porque evidencia la muerte súbita natural de Marta Couceiro.

Villafañe con la prueba pericial del profesor Frontela, acredita que la ciencia demanda justicia material, porque fue condenado con prueba errónea, con autopsia errónea, y le corresponde al magistrado reconocer la ciencia, y por lo tanto reconocer la verdad, que Marta murió por miocarditis.

El fondo de la ciencia es esencial, para poder impartir justicia material después de sentencia firme, y la prueba pericial del profesor Frontela es completísima, ya que evidencia que queda descartada la muerte violenta y homicida de la fallecida, además dicha prueba vuelve a ratificar la inexistencia de delito alguno acreditando la causa de la muerte súbita de la fallecida, la miocarditis (nunca debatida antes de sentencia firme), y además acredita la necesidad de realizar un nuevo estudio al corazón de la fallecida porque está a falta del diagnóstico, y porque dicho estudio del corazón fue superficial, y por lo tanto en las muestras del corazón aun hay información científica que volverá a acreditar la muerte súbita de la fallecida por la ya evidenciada miocarditis.

Nadie puede pronunciarse ‘en contra’ del contenido del corazón ‘sin saber el contenido total‘ del corazón, máxime cuando todos los datos científicos aportados ya evidencian que es muerte súbita por miocarditis.

Al acusado no se le puede responsabilizar con una condena injusta por la «elemental falta de conocimientos e ignorancia» que los especialistas tuvieron al realizar la segunda autopsia. Una «elemental falta de conocimientos e ignorancia» acreditada por la prueba pericial del profesor Frontela.

Un ciudadano no puede cargar con una condena de por vida con una autopsia errónea, todo el mundo es consciente de que la segunda autopsia con la que condenaron a David es errónea, y todo el mundo tiene acceso a dicha prueba pericial pues está publicada en diferentes medios digitales.

Si un ciudadano es condenado con sentencia firme con una autopsia errónea, le corresponde al Supremo reparar el daño una vez tiene conocimiento después de sentencia firme mediante otra prueba pericial correcta, y este es el caso.

Que prevalezca la justicia material, es que prevalezca la prueba pericial correcta, y no una errónea. Una condena no puede estar sustentada con una autopsia errónea, es un error judicial garrafal.

La saturación de trabajo del Instituto Nacional de Toxicología provocó la omisión del diagnóstico con un estudio superficial e incompleto

Es evidente que el Instituto Nacional de Toxicología no acabó su trabajo, y ello provocó que el estudio del corazón careciese de lo elemental, el diagnóstico del corazón (la causa de la muerte), y además no profundizó en el estudio, omitiendo pues más información científica de dicho corazón.

No es cierto que el Instituto Nacional de Toxicología descarte patología cardíaca alguna, como afirma la sentencia condenatoria de Bilbao, el Instituto Nacional de Toxicología no expresa en ningún sentido respecto de la causa de la muerte, ni afirma ni desmiente, ni confirma ni descarta.

Estamos ante un caso de error gravísimo que para su reconocimiento hace falta el más absoluto de los respetos hacia la ciencia, hacia la prueba pericial del profesor Frontela, y hacia los derechos humanos fundamentales de Villafañe, recordando además que falta por saber el contenido del corazón de la fallecida, y su diagnóstico, lo cual evidencia el carácter incompleto de dicha prueba judicial, y una condena no puede estar sustentada con una autopsia errónea (prueba judicial errónea), y con una prueba del corazón incompleta (prueba judicial incompleta).  ver recurso de revisión

David Villafañe confía plenamente en la Justicia, porque es consciente de que sí procede la revisión, y la autorización para estudiar actualmente en profundidad el corazón de Marta y completar el diagnóstico en profundidad, por completo y correctamente, porque la ciencia manda.

En relación a la nueva práctica de diligencias para el nuevo estudio del corazón de la fallecida… El artículo 957 de la Ley de Enjuiciamiento criminal posibilita que la Sala, antes de autorizar o denegar la interposición del recurso, “podrá ordenar, si lo entiende oportuno y dadas la dudas razonables que suscite el caso, la práctica de las diligencias que estime pertinentes, a cuyo efecto podrá solicitar la cooperación judicial necesaria”. En el Auto de 19 de septiembre de 2017, de la Sala de lo Penal de ese Alto Tribunal, citado en el apartado precedente, se recoge, en su quinto fundamento de derecho: “En el caso analizado, parte de las pruebas que son propuestas por el recurrente, ya han sido valoradas por el Tribunal sentenciador. Sin embargo, ahora no es el momento de efectuar la decisión de este recurso, sino de dar una oportunidad al recurrente de que pueda acreditar, bien su inocencia, bien esa duda razonable que expresa ahora el precepto transcrito en nuestro anterior fundamento jurídico. Pero siempre, claro es, bajo la exigencia de la «novedad» de la prueba propuesta, pues en caso contrario, estaríamos volviendo a juzgar, lo ya juzgado, y con las mismas piezas probatorias, lo que no es posible, y en ello reside la diferencia de este recurso de revisión con una alzada ordinaria. Pero siempre con la óptica puesta en lo primordial que significa alcanzar la justicia material, esto es, llegar a conseguir una prueba completa de lo que verdaderamente ocurrió, en clave -porque esta es otra exigencia legal- de acreditar la inocencia del condenado, nunca lo contrario (por razones de política criminal). Es decir, se ha de ser especialmente sensible ante la posibilidad de dar una oportunidad a quien se encuentra injustamente privado de su libertad”.

 

 

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar