LAS OBLIGACIONES DEL TRIBUNAL SUPREMO Y LOS DERECHOS DE DAVID VILLAFAÑE CONDENADO POR MUERTE NATURAL

RECURSO DE REVISIÓN EXTRAORDINARIO

El carácter incompleto del estudio forense en la muerte de Marta Couceiro quebrantó la exigencia constitucional de un proceso judicial garantista en el caso de David Villafañe

 

David Villafañe, Marta Couceiro, Muerte Natural, Luis Frontela

David Villafañe en la UCI de Valdecilla reanimado del corazón tras poner en riesgo su vida clamando justicia. ER

 

En el caso de David Villafañe todos los especialistas pasaron por alto la patología cardíaca hallada en el corazón de Marta Couceiro, órgano cardíaco estudiado por el Instituto Nacional de Toxicología. El problema de raíz fue el carácter incompleto del estudio realizado a la víscera cardíaca del corazón de la fallecida.

Además del carácter incompleto del estudio del Instituto Nacional de Toxicología, le siguió también el gravísimo error de que ninguno de los especialistas intervinientes en el proceso judicial, supieron ver dicha patología cardíaca y su relación con la muerte súbita de Marta Couceiro.

Toda esta concatenación de errores, sumado a una nefasta y errónea segunda autopsia, provocó la confusión de los magistrados, cuyos parámetros de valoración se movieron siempre en la ambigüedad que todos los forenses fomentaron a lo largo del proceso, y durante el juicio.

Los forenses que acusaban a Villafañe, acabaron por no concretar los hallazgos de la segunda autopsia y para intentar convencer al Tribunal de que la segunda autopsia debía considerarse de etiología violenta y homicida, los forenses estribaron su acusación en que no existía ninguna patología que justificase la muerte natural de la joven.

Y los forenses que defendían a Villafañe, defendieron que los hallazgos de la segunda autopsia no acreditaban una muerte violenta y homicida, aunque tampoco consiguieron aportar la información correcta para descartar la muerte violenta y homicida. Entonces los forenses defensores de Villafañe, que se movieron en la ambigüedad con la segunda autopsia, tampoco concretaron la causa natural de la joven, especulando con la posibilidad de una causa natural por una cuadro de alergias y asma, no descartando la muerte natural, ni la muerte violenta.

Ante la versión de los forenses que acusaban, y los forenses que defendían a David, se sumó el gravísimo error de haber pasado por alto la patología cardíaca causante del fallecimiento de la joven, siendo la verdadera causa natural de la muerte de Marta Couceiro, y que absolutamente nadie supo verlo.

Hoy, muchos años después de sentencia firme, por fin sabemos que sí está descartada la muerte violenta y homicida, y que sí está concretada la causa de la muerte natural de Marta Couceiro. Hoy sabemos que el corazón le provocó la muerte a Marta, a consecuencia de una Miocarditis. Que el estudio del corazón además fue incompleto, endeble y superficial, limitándose a reflejar el hallazgo cardíaco de un “foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial”, sin más explicación, ni aclaración, ni comentario, ni diagnóstico sobre la causa de la muerte. El informe del estudio del corazón realizado por el Instituto Nacional de Toxicología se limitó a reflejar el hallazgo de un “foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial”, y absolutamente nada más dijo dicho informe al respecto del hallazgo en el corazón de Marta Couceiro.

Son los profesores Vicente Herrero Hidalgo y Luis Frontela Carreras quienes han desvelado el gravísimo error forense, y en consecuencia, el gravísimo error judicial que padece David Villafañe, que fue condenado por un crimen que nunca ocurrió.

Y por último, es el profesor Luis Frontela el único que actualmente informa que aún hoy se puede completar el estudio del corazón, con técnicas modernas, y conocimientos actualizados, para acabar de confirmar la verdadera causa natural del fallecimiento, la miocarditis, que en la prueba pericial del profesor Herrero y del profesor Frontela ya acreditan como la causante de la muerte súbita de la joven.

La necesidad de un nuevo estudio al corazón de Marta Couceiro, que se custodia de manera indefinida en el Instituto Nacional de Toxicología, posibilitará elaborar una prueba completa del corazón de Marta, para garantizar la prueba con carácter completo, imprescindible en derecho para garantizar un proceso justo y garantista, siendo un derecho fundamental, y en definitiva conseguir verdadera justicia material.

La necesidad de un nuevo estudio del corazón de Marta Couceiro, siempre con la óptica puesta en lo primordial que significa alcanzar la justicia material, esto es, llegar a conseguir una prueba completa de lo que verdaderamente ocurrió, en clave -porque esta es otra exigencia legal- de acreditar la inocencia del condenado, nunca lo contrario (por razones de política criminal). Es decir, se ha de ser especialmente sensible ante la posibilidad de dar una oportunidad a quien se encuentra injustamente condenado.

El Tribunal Supremo en materia de Recursos de Revisión y amparado por el artículo 957 de la Ley de Enjuiciamiento criminal posibilita que la Sala, antes de autorizar o denegar la interposición del recurso, “podrá ordenar, si lo entiende oportuno y dadas la dudas razonables que suscite el caso, la práctica de las diligencias que estime pertinentes, a cuyo efecto podrá solicitar la cooperación judicial necesaria”, según la jurisprudencia del Alto Tribunal.

El Tribunal Supremo antes de tomar decisión alguna en relación al recurso de revisión, tiene que dar la oportunidad al recurrente de que pueda acreditar su inocencia, y para ello se deberá autorizar previamente el nuevo estudio del corazón, y posteriormente, con el resultado del nuevo estudio del corazón, es cuando los magistrados deberán decidir autorizar o denegar la interposición del recurso de revisión interpuesto por la defensa de David Villafañe.

El informe forense del profesor Frontela se convierte en una nueva prueba que, de haber sido conocida, en el acto de la vista hubiera dado lugar a una sentencia de signo distinto.

La infiltración linfocitaria en el ventrículo izquierdo del corazón de Marta Couceiro fue detectada, identificada en el Informe nº H-Q-4935/95 del Instituto Nacional de Toxicología de fecha 28 de noviembre de 1995, si bien no fue objeto de comentario alguno, ni fue reflejada dicha patología cardíaca en el diagnóstico obrante al final del informe de dicho Instituto Toxicológico.

Esta omisión por parte del Instituto Nacional de Toxicología provocó que ninguno de los médicos que emitieron informes periciales y depusieron en el acto de la vista fuera consciente de la existencia de dicha información, no reflejándola en sus informes. El dato, de excepcional importancia, pasó desapercibido para los especialistas y, consecuencia de ello, es que quedó fuera del proceso, ya que, si los especialistas no iluminaban al tribunal sobre dicho extremo, no era posible que el tribunal se percatara por si de su existencia.

Conforme a lo dispuesto en el artículo 954. 4º, de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, podrá solicitarse la revisión de una sentencia firme “cuando después de la sentencia sobrevenga el conocimiento de nuevos hechos o de nuevos elementos de prueba, de tal naturaleza que evidencien la inocencia del condenado”.

El informe pericial del Dr. Frontela de fecha 16 de diciembre de 2013 y las ampliaciones posteriores constituye un nuevo elemento de prueba que pone de manifiesto que la causa de la muerte de Marta Couceiro fue una miocarditis que provocó su muerte súbita, siendo, en consecuencia, natural.

 

david villafañe garcía

Imagen de David Villafañe desfilando en pasarela en su época de modelo antes de ser injustamente condenado.ER

 

david villafañe,luis frontela,marta couceiro,muerte natural,

Imagen de archivo de David Villafañe antes de que le condenasen por la muerte natural de Marta Couceiro. ER

 

 

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar