EL SUPREMO REVISA LA ‘CARDIOPATÍA CONGÉNITA NO DETECTADA’ EN EL FALLECIMIENTO DE MARTA COUCEIRO

CONDENADO POR MUERTE NATURAL

David Villafañe acudió el pasado lunes 27 al plató de ‘Espejo Público’ para denunciar que fue ‘condenado por muerte natural’ y que el Instituto Nacional de Toxicología omitió la causa de la muerte del corazón de Marta Couceiro

 

David Villafañe

El joven bilbaíno solicita al Supremo una nueva biopsia del corazón de Marta Couceiro para acreditar que murió por miocarditis. ER

 

El Tribunal Supremo revisa la condena de David Villafañe por el fallecimiento por causas naturales de Marta Couceiro, ya que el nuevo elemento de prueba aportado al Alto Tribunal acredita que la joven murió por una ‘cardiopatía congénita no detectada’.

Los magistrados centrarán la revisión en la ‘cardiopatía congénita no detectada’, y en la solicitud por vez primera  al Alto Tribunal para estudiar de nuevo el corazón, con técnicas modernas y conocimientos actualizados cada año mundialmente, con el fin de completar el diagnóstico de la patología cardíaca reflejada y no explicada, ya que el Instituto Nacional de Toxicología omitió en su día la causa del fallecimiento de Marta. Es decir, completar la prueba judicial para garantizar un juicio justo, ya que fue injustamente condenado.

La prueba pericial del profesor Luis Frontela, ve más y mejor que la autopsia que en su día utilizó el Tribunal para condenarlo, además de que aporta la explicación científica de la causa natural del fallecimiento que en el proceso judicial ningún especialista aportó, y por lo tanto nadie pudo iluminar al Tribunal correctamente, siendo injustamente condenado David Villafañe.

La prueba pericial que el profesor Frontela ha elaborado tiene la misma validez que si hubiese tenido el cadáver en presencia, y lo explica clarísimamente al Alto Tribunal, por los siguientes motivos:

PRIMERO.- Para la realización de la pericia encomendada tuvimos en cuenta el contenido de la Diligencia del Levantamiento del cadáver, las declaraciones de las autopsias efectuadas del cadáver, los informes del Instituto Nacional de Toxicología, los diversos informes periciales existentes en las actuaciones y la historia clínica de la fallecida.

SEGUNDO.- Aunque este perito no autopsió el cadáver de Marta Couceiro Gómez, realizó la pericia disponiendo de la misma información y conocimiento del cadáver que si la hubiese efectuado, por las siguientes razones:

a.) Los hallazgos que los médicos forenses describieron en sus informes fueron acompañados de un completo reportaje fotográfico, por lo que cualquier perito podía mirar a través de las imágenes, lo que también miraban los médicos forenses.

b.) El único hallazgo que hubiese precisado filmación en vez de fotografía es el que hacía referencia a la «movilidad de los dientes», no obstante no hacían falta tener imágenes para comprender lo que querían decir los médicos forenses en su expresión «movilidad anormal de los dos incisivos medios superiores».

TERCERO.- Lo importante en la realización de una autopsia medicolegal es «ver», no «mirar». «Mirar» es dirigir la vista a un objeto, en este caso el cadáver. Lógicamente los médicos forenses miraron al cadáver y nosotros también miramos a través de las fotografías que recibimos.

«Ver» es percibir algo con cualquier sentido o con inteligencia (según el diccionario de la lengua española). Pues bien, aunque miramos lo mismo tanto los médicos forenses como este perito, nosotros «vimos» más, al menos más de acorde con el significado de la ciencia medicolegal por cuanto interpretamos la movilidad de los dientes, su color sonrosado o rosa, las supuestas marcas o colores producidos por la presión de los dientes y los hallazgos del Instituto Nacional de Toxicología con criterios científicos actuales, invalidando antiguas creencias que la ciencia medicolegal ha sancionado como erróneas y que mantenían los médicos forenses.

Cuando hace décadas no se realizaban fotografías de las autopsias de los cadáveres, era importante que para que un perito pudiese opinar, viese también el cadáver. Hoy día, los peritos saben que deben acompañar sus apreciaciones con las fotografías que respaldan los hechos observados a fin de que cualquier otro pueda opinar si está o no de acuerdo con las observaciones y conclusiones realizadas, por ello, nuestro informe de fecha 16 de diciembre de 2013, en relación al fallecimiento de Marta Couceiro Gómez tiene plena validez, al igual que si hubiéramos estado presentes en la autopsia realizada, y ello nos condujo a tener la seguridad de que su fallecimiento no fue de etiología homicida.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Toxicología informó de que el corazón de la fallecida presentaba una «miocarditis», la cual justifica perfectamente la muerte súbita.

El Tribunal Supremo se centrará en la novedad de la ‘Cardiopatía Congénita No Detectada’ y en la necesidad de estudiar el corazón de Marta Couceiro en la actualidad para completar el diagnóstico que en 1995 se omitió

El Alto Tribunal excluirá en la revisión las declaraciones de familiares y conocidos de la fallecida en su día utilizadas por la sentencia de Bilbao para condenar a David Villafañe, porque el objeto de la revisión es otro, la finalidad de la revisión es el corazón de Marta Couceiro, que se omitió en el proceso judicial.

David Villafañe entiende que se puedan hacer ciertas referencias en la prensa y que constan en la sentencia, datos que en su día David Villafañe ya tumbó mediante recurso de casación, y aunque no le ampararon los tribunales, lo cierto es que el tiempo le está dando la razón a David Villafañe gracias a la ciencia, y su avance.

El recurso de revisión actualmente interpuesto en el Supremo, por el actual abogado de David Villafañe, junto con la prueba pericial del profesor Frontela, es diferente al que en su día presentó su anterior letrado, Ignacio Gordillo, ya que por primera vez se plantea y acredita la necesidad de una nueva biopsia en el Alto Tribunal.

(ver ‘DOCUMENTO JUDICIAL QUE ACREDITA LA INOCENCIA DE DAVID VILLAFAÑE’)

 

La importante omisión del Instituto Nacional de Toxicología respecto de la ‘Cardiopatía Congénita no detectada’

El informe H-Q4935/95 emitido por el Instituto Nacional de Toxicología el 28 de noviembre de 1995, incurrió en una importante y gravísima omisión, de la cual no se percataron los médicos forenses al emitir su declaración de autopsia y exposición en el juicio oral.

La gravísima omisión consiste en que en el diagnóstico que consta en la hoja III del mencionado informe H-Q4935/95, se mencionan los hallazgos en el pulmón, en el hígado y cambios por autólisis en todos los órganos, sin embargo, no se menciona lo más importante, la patología que tenía el corazón de Marta Couceiro Gómez. La patología que presentaba el corazón de Marta Couceiro es en parte mencionada al describir el estudio microscópico del corazón en la hoja II, al indicar “en muestra obtenida de cara anterior del V.I.(ventrículo izquierdo), foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial”.

Este hallazgo de “infiltrado linfocitario intersticial” es la clave del fallecimiento de Marta Couceiro, porque significa que padecía una miocarditis, la cual fue la causa de su muerte súbita. Es por ello, que el Tribunal Supremo a solicitud de David Villafañe a través del recurso de revisión interpuesto el pasado 14 de noviembre, deberá pedir al Instituto Nacional de Toxicología mediante orden judicial que complete el diagnóstico, pronunciándose sobre el significado de los hallazgos en el corazón.

Además, señala el DrLuis Frontela al respecto que “todos los años hay nuevas aportaciones científicas, con carácter mundial, acerca de las muertes súbitas producidas por la miocarditis”.

 

¿El corazón de Marta Couceiro Gómez padecía ‘miocarditis’? Sí

Sí, Marta Couceiro Gómez padecía miocarditis, es muy claro el Instituto Nacional de Toxicología, quien después de examinar microscópicamente el corazón de Marta, informa del hallazgo de un foco microscópico de infiltrado linfocitario intersticial, esto es la miocarditis.

El infiltrado linfocitario intersticial es la existencia de linfocitos entre las fibras musculares del corazón. El asignarlo como “infiltrado” significa que estas células, los linfocitos, no están normalmente entre esas fibras musculares del corazón, que es una patología. Los linfocitos se encuentran en la sangre en circulación, en el bazo, timo y en los ganglios linfáticos y en el tejido conjuntivo laxo, pero no entre las fibras musculares del corazón.

Cuando se hallan en el corazón constituyen como la huella dactilar que señala la inflamación del músculo cardíaco, la miocarditis. La miocarditis está producida por cualquier proceso inflamatorio, debido a un agente infeccioso, tales como virus, bacterias, espiroquetas, rickettsias, hongos o protozoos.

El diagnóstico de la miocarditis es uno de los más difíciles de la cardiología. La única prueba fiable para confirmar la existencia de miocarditis es la biopsia endomiocárdica, esto es lo que se hizo después de morir Marta al realizar su autopsia, siendo estudiado el corazón por el Instituto Nacional de Toxicología, quien confirmó la existencia de miocarditis. 

David Villafañe es consciente que ahora lo importante es la biopsia del corazón de Marta Couceiro, que es lo que el Tribunal Supremo va a revisar, y ello tumba la injusta condena que llevó a David Villafañe a prisión la mitad de su vida, siendo muerte natural, siendo inocente. El Alto Tribunal actualmente revisa el nuevo elemento de prueba, la prueba pericial elaborada por el Dr. D. Luis Frontela Carreras, la cual acredita lo siguiente:

1.- Que la segunda autopsia, informe número 794/95 con data 29 de noviembre de 1995, que en su día sirvió para condenar a Villafañe, contiene tantos errores, por afirmaciones que son contrarias al estado de la ciencia medicolegal, que invalidan sean ciertas las conclusiones a que llegaron los médicos forenses. Por lo tanto, no es cierto que Marta Couceiro Gómez hubiese fallecido por sofocación homicida. Además, el Dr. Frontela ve más y mejor que los forenses que realizaron esa segunda errónea y fatídica autopsia.

2.- Que el Instituto Nacional de Toxicología omitió el diagnóstico de la patología reflejada en el corazón, con lo cual, omitió la causa de la muerte, y al final de dicho informe del Instituto no dió ninguna explicación del hallazgo localizado en el corazón. Es el Dr. Frontela quien aporta la explicación científica del hallazgo en cuestión de la patología cardíaca.

3.- Es la primera vez que al Tribunal Supremo le solicitan la necesidad de realizar una nueva biopsia al corazón de Marta Couceiro para completar el diagnóstico de la patología cardíaca, diagnóstico omitido en su día por el propio Instituto Nacional de Toxicología, y para acreditar la relación que guarda la patología cardíaca con la muerte súbita de la joven.

El Tribunal Supremo revisará la cuestión forense, de vital importancia para poder comprobar que efectivamente una nueva biopsia acabará por completar el diagnóstico de la muerte de Marta Couceiro, y por su  importancia y seriedad.

La revisión del caso acabará tumbando la sentencia que condenó injustamente a David Villafañe, anulando la totalidad de la condena, y declarando la muerte natural de Marta Couceiro, por miocarditis.

El Alto Tribunal no va a entrar en lo relativo a lo reflejado en sentencia sobre David Villafañe por parte del entorno de Marta Couceiro, los magistrados con absoluto rigor, independencia e imparcialidad van a revisar el caso exclusivamente en lo relativo a la cuestión forense, para atender a la información científica de la cual en su día se omitió en el proceso judicial, provocando un juicio injusto, con pruebas erróneas e incompletas. Y ello tumbará definitivamente todas las mentiras que sirvieron para condenar a un Inocente. (ver prueba pericial del Dr. Luis Frontela que actualmente revisa el Supremo)

 

 

 

David Villafañe

David confía en el rigor, independencia e imparcialidad del Supremo. ER

 

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar